El Steampunk y otros Subgéneros de la Ciencia Ficción (3)

steampunk-blog-memorias-del-blázax

El Steampunk y otros Subgéneros Retrofuturistas de la Ciencia Ficción

¿Cuántas veces hemos comenzado a buscar libros de ciencia ficción y nos hemos perdido en los términos? El Steampunk apareció en los años ochenta como primer movimiento retrofuturista dentro de la literatura de la ciencia ficción y con el paso de los años se han ido originando otras corrientes con características propias. Es el caso del Dieselpunk, Atompunk o el Stonepunk.

En un principio esta entrada iba a ser un solo post, pero haciendo la lista de los subgéneros relacionados con el Retrofuturismo y otros estilos con influencias steampunk he encontrado nada más y nada menos que ¡25 corrientes! Así que lo vamos a dividir en tres posts distintos para tratar a cada uno como se merece.

Bienvenidos a algunos de los subgéneros Retrofuturistas que se definen dependiendo de la energía o el período histórico en la que se fundamentan las sociedades que nos narran.

El Futurismo, la abuela de estos subgéneros

Si nos paramos un poco antes de meternos de lleno en la materia, creo que es necesario mencionar las Vanguardias que aparecieron a principios del siglo XX, ya que entre ellas se encontraba el Futurismo, corriente que sin duda ha influido en las tendencias que vamos a ver a continuación, como es el caso del Steampunk.

Solo es necesario echar un ojo a las obras pictóricas de esta corriente para entender que algo de la estética de ciencia ficción tienen. Eran amantes de los avances que acababan de aparecer en la sociedad, adoraban todo lo que oliese a innovación, a desarrollo tecnológico y por supuesto, a futuro.

Eran los “modernos” de la época. Su fundador Filippo Tommaso Marinetti recogía en el manifiesto oficial de este movimiento conceptos que bien podemos trasladar a una obra de sci-fi:

Memorias del Blázax – Blog

Fragmento del Manifiesto Futurista

1. Queremos cantar el amor al peligro, el hábito de la energía y de la temeridad.
2. El coraje, la audacia, la rebelión, serán elementos esenciales de nuestra poesía.
7. No existe belleza alguna si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre.
8. ¡Nos encontramos sobre el promontorio más elevado de los siglos!… ¿Por qué deberíamos cuidarnos las espaldas, si queremos derribar las misteriosas puertas de lo imposible? El Tiempo y el Espacio murieron ayer. Nosotros vivimos ya en el absoluto, porque hemos creado ya la eterna velocidad omnipresente.

Y entonces, setenta años después llega un grupo de locos que deciden dar una vuelta de tuerca a la ciencia ficción y encuentran en esta corriente un interesante hilo conductor para crear algo nuevo.

El Retrofuturismo en la Ciencia Ficción

En la época de los 80 el mundo había dado pasos de gigante en la evolución tecnológica, al menos en Estados Unidos, y lo había hecho en poco tiempo si se compara con el resto de épocas históricas. Ahora estamos acostumbrados a que todo vaya rápido y aquella época fue el comienzo. En treinta años ocurrió esto, aunque por supuesto no es todo:

El hombre había llegado a la Luna, ya existían los primeros ordenadores, aparecieron las centrales nucleares, televisión a color y con mando a distancia, aires acondicionados, cientos de electrodomésticos, plásticos… la década de los ochenta es considerada como el inicio de la sociedad digital, así que no es de extrañar que ante tanto cambio y al descubrir que el presente se había convertido en ese futuro esperado, un pensamiento nuevo surgiera anhelando tiempos pasados.

Los retrofuturistas son los desilusionados con lo que al final significaba el Futuro y encuentran en cualquier época anterior de los años 60 una vida que, pese a tener menos comodidades, es mucho más ilusionante, ¿por qué? Porque el futuro que se está construyendo es mejor o, al menos diferente, que el conseguido de verdad, es decir, nuestro presente.

steampunk-memorias-del-Blázax

Así que cogiendo una de las características principales del Futurismo, la rebeldía, dan la vuelta a este movimiento de principios de siglo para buscar justo lo contrario: adorar cualquier cosa que sea anterior a los sesenta.

Da igual que se trate de la ambientación, la tecnología, los coches… a partir de esa fecha el tiempo no existe. Se coloca el presente en una época pasada para trazar otro futuro. Y aquí está el quid de los retrofuturismos como el Steampunk, dependiendo de la época histórica en que se desarrolle la acción y la energía principal para el funcionamiento de esa sociedad, estaremos hablando de un tipo u otro.

Así que abrocharos el cinturón porque la lista es bastante larga… Comencemos con los Retrofuturismos o como a mí me gusta llamarlos, el primer grupo los Punkismos.

¿Internet? ¡Qué va! El mejor invento es la Máquina de Vapor – Steampunk

El Steampunk nos sitúa en la época victoriana cuando la Revolución Industrial en Inglaterra llegó a su máximo esplendor y donde el descubrimiento de la Máquina de Vapor marca un antes y un después en la historia.

De ahí que las obras de steampunk victoriano estén repletas de ingeniosos cacharros, originales planteamientos e incluso en algunos libros de ciencia ficción casi podemos oler el carbón de las fábricas o el humo que durante años se confundió con la niebla londinense.

Las obras de Verne y H.G Wells son los iconos principales del Steampunk por los innumerables inventos que aparecen en sus relatos y el corte clásico de los escenarios, siempre con un toque de modernismo, de innovación con respecto a la época en que se sitúan sus historias.

subgeneros-ciencia-ficcion-blazax

De todos los punkismos es uno de los estilos más aceptados, originando incluso una cultura Steampunk y un arte Steampunk. Sus atmósferas y personajes tienen también cierta influencia del Romanticismo: perspectivas nostálgicas, antihéroes en el sentido más clásico del término y en muchas ocasiones un panorama oscuro, tanto desde el punto de vista de la acción como en la descripción de los lugares.

La Trilogía Steampunk de Paul di Filippo recoge bastante bien estos ambientes y protagonistas. Además, en el Retrofuturismo Steampunk podemos observar otras características o la influencia de varios subgéneros de la ciencia ficción que ya hemos visto en las anteriores entregas. Aparece la Ciencia Fantástica al incluir magia oscura, utiliza recursos característicos de la ambientación de Lovecraft y por supuesto, ambienta la acción en ese Londres de los primeros años de la reina Victoria donde la innovación y los avances van de la mano de sus propias consecuencias: suciedad y densidad en la atmósfera que nos describen.

En el Steampunk también es interesante observar personajes históricos como la propia monarca, el poeta Walt Whitman o Emily Dickinson ya que son parte de los protagonistas que encontramos en las novelas.

Si estamos dispuestos a adentrarnos en una trilogía, entre los libros recomendados de ciencia ficción de este tipo, Leviathan es sin duda la obra perfecta para entender el mundo del Steampunk. Se trata de una novela introductoria para las siguientes publicaciones que plantea una I Guerra Mundial alternativa.

En la contienda que nos plantea el libro, los ingleses han conseguido manipular el ADN de ciertas especies animales, algunas ya extintas, para convertirlas en herramientas bélicas capaces de luchar desde tierra y también desde el mar y el aire. Son los darwinistas.

Por otro lado, en el bando contrario nos encontramos con los mastodónticos clánkers, que pueden asemejarse a gólems mecánicos y en su arsenal se encuentran armas automáticas.

Aunque la historia tiene un ritmo lento en la narración por todas las explicaciones sobre la tecnología Steampunk que nos vamos encontramos en el universo creado por Scott Westerfeld, la novela se vuelve más ágil al acercarse al final y las otras dos obras son también mucho más sencillas de leer.

En ella seguiremos las aventuras de una chica que sueña con ser piloto y termina en los controles de un Leviathan.

¿Ese robot está luchando contra un dragón? – Medieval Punk

¿Recordáis que hace unas semanas hablábamos de la Ciencia Fantástica como otro subgénero dentro de los libros de ciencia ficción? Pues con el Medieval Punk es posible, ya que es una de las corrientes en donde los mundos fantásticos y el universo de la ciencia ficción se fusionan.

En este conglomerado de seres, artilugios y mundos inventados todo es posible. Podemos encontrar enanos pilotando embarcaciones que surcan el cielo, monumentales robots con forma de golems que intentan asaltar una fortaleza, magos que controlan la ciencia para realizar hechizos, zombis generados al calor de un laboratorio químico y entremedias, dragones y trenes de vapor cruzando los escenarios.           

Al igual que sucede en la Ciencia Fantástica si el autor es sumamente cauteloso podemos encontrar verdaderas joyas de la creatividad y el entretenimiento, pero siempre existe el riesgo de romper el pacto de ficcionalidad con el lector y pasar a ser una obra donde nada tiene sentido.

Aunque es mucho más sencillo encontrar este género dentro de los juegos de rol, me voy a atrever a recomendar la novela del español Juan Miguel Aguilera La Locura de Dios dentro de este subgénero, aunque otros muchos la catalogarían en novela histórica-fantástica o ficción especulativa. El autor nos lleva al siglo XIV donde el filósofo mallorquín Ramón Llull será el encargado de trasportarnos a un mundo fantástico que parece real.

En el libro podemos ver recreaciones históricas, narraciones de viajes, toques de ciencia ficción cuando menos lo esperas e interesantes explicaciones en donde lo inventado parece real.

Si somos fans de la literatura fantástica y de ciencia ficción es posible que encontremos en este subgénero cientos de horas de evasión, pero cuidado con los amantes de la ciencia ficción dura o quienes no sienten mucha simpatía por los mundos fantásticos porque no aguantarán más de dos capítulos.

Plaguepunk

En estos meses en donde las pandemias están más de moda que nunca, dentro de esta división también podemos encontrar otra categoría centrada únicamente en las plagas, el Plaguepunk. Uno de los mejores libros de ciencia ficción de esta temática es la obra de Connie Willis, El libro del día del Juicio Final. La protagonista se sitúa en 2054 y viaja desde Oxford para estudiar la Edad Media y en concreto, los efectos en la población de la peste bubónica. Sus principales armas para sobrevivir al contagio y a las tradiciones de la época son un sistema inmunológico más eficiente, o eso cree ella, y un implante en el cerebro que le ayude a entender mejor el inglés que se hablaba en aquella época. Viajar al pasado será sencillo, el problema surge cuando quiere regresar al presente.

¿Ciencia ficción en el Renacimiento? – Clockpunk

Aquí damos un pequeño salto en el tiempo y nos situamos en el siglo XVI.  Aunque no es necesario que la narración se centre en este período histórico, la mayor parte de las novelas Clockpunk están situadas en esos años. Por lo tanto, nos encontramos con una ambientación pre-industrial en donde la tecnología que aparece en las obras es generada por medio de mecanismos de relojería o accionados a través de mecánicas semejantes, de ahí su nombre.

Al igual que en el Steampunk encontramos referentes históricos, en el Clockpunk figuras de la época como Da Vinci también dan mucho juego tanto a la hora de presentar inventos reales que fueron innovadores en esa época, como para dar rienda suelta a la imaginación y crear otros artilugios siguiendo la misma estética.

clockpunk memorias del blázax

En este caso, es fácil encontrar novelas que fusionan el Steampunk y el Clockpunk, cogiendo los aspectos más interesantes de cada subgénero.

Al ser el Renacimiento su principal seña de identidad, los personajes y el trasfondo de las obras también incluyen el ideal renacentista, por lo que los protagonistas principales o secundarios están versados en varios campos al mismo tiempo, ya sea en el arte de la guerra, la cultura o los conocimientos científicos.

Si buscamos un ejemplo entre los libros recomendados de ciencia ficción de este tipo, la Trilogía Ingeniero de K.J. Parker (pseudónimo del escritor británico Tom Holt) puede servirnos. Creo que no está editada en castellano, pero para los que os manejáis bien en inglés, el primer libro Devices & Desires nos cuenta cómo el protagonista es exiliado tras añadir unas mejoras mecánicas a una muñeca para su hija. Alejado de su familia, planifica su venganza al estilo del Conde de Montecristo donde los artilugios mecánicos son sin duda los protagonistas. También hay que señalar que muestra muy bien la ambientación entre las técnicas y herramientas de guerra así como el trasfondo político en el que se desenvuelve la acción.

­­­­­­­­­­­­­¿Sabéis cuántos subgéneros de la literatura de ciencia ficción llevamos con las tres entregas? Pues por ahora dieciséis y los que nos quedan… En el siguiente repaso hablaremos de más punkismos como el admirado Dieselpunk y otros menos conocidos como el Stonepunk.

¿Algunas de tus novelas favoritas se encuentran dentro de los géneros Retrofuturistas o del Steampunk? Estamos deseando conocer libros nuevos para leer este verano, así que tus recomendaciones y opiniones van debajo. ¡Compártelos!


Solo tienes que dejar tu email si quieres suscribirte al blog

Al final de la página puedes comentar esta entrada

Comparte este post

¿Me ayudas a mantener vivo este blog?


Recibe un correo cada dos semanas con contenido exclusivo… es gratis!


Sígueme para no perderte nada relacionado con Memorias del Blázax y el blog

¿Te has perdido las últimas entradas?


Adultescentes anguilas en londres avances sociales bicicletas alquiler Brexit camas calientes cataluña ciencia fantástica Ciencia ficción blanda ciudades pioneras como pedir residencia permanente en Inglaterra Confinamiento en Londres cómo escribir una novela cómo escribir un libro cómo es vivir en londres drogas en londres encontrar ideas para una novela Expatriados Expatriados e Inmigrantes de España Extinction Rebellion fee settled status ideas para escribir Inglaterra Inmigrante inmigrantes innovación libros de ciencia ficción London Londres mascotas y el transporte millennial Neopopulismo patriota patriotismo piso compartido en londres politicos recargo reciclar religion grandes ciudades ritmo de londres settled status stress en Londres tendencias vivir fuera de españa waterloo bridge