Confinamiento en Londres, ¿cómo se vive?

confinamiento-en-Londres-Memorias-del-Blázax

Confinamiento en Londres, ¿cómo se vive?

Inglaterra, encabezada por el excéntrico Boris Johnson lleva varias semanas luchando contra el coronavirus por medio del distanciamiento social. El confinamiento en Londres, aunque totalmente necesario, repercutirá en el país no solo económicamente sino también a nivel psicológico debido a las condiciones de las viviendas. Esto influirá irremediablemente en la salud mental de los británicos y los que habitan en las grandes ciudades del Reino Unido.

El 23 de marzo los ingleses daban el primer paso importante para luchar contra el contagio del coronavirus en Inglaterra por medio del aislamiento social. Al igual que ha ocurrido en otros países del entorno europeo, los que vivimos en este país no podemos salir de nuestras casas excepto para hacer compras de primera necesidad, acudir al médico o cuando nos vemos obligados por una causa urgente de trabajo.

Ante el anuncio del confinamiento en Londres, resultaba llamativa una de las medidas que permitía salir a la calle para realizar deporte una vez al día solo o acompañado por otra persona que viva con nosotros. ¿Acaso Inglaterra es adicta al ejercicio físico?

El trasfondo de esta medida, que se une al resto de normas para mantener el confinamiento en Londres tiene su explicación.

Confinamiento en Londres: ¿Cómo vivir encerrado en una caja de cerillas y no volverse loco?

El porcentaje de ciudadanos que vivimos en Londres y que comparten piso con otras personas es mucho más elevado, por ejemplo, que en España. Según los últimos datos que se tiene, en 2018 los hogares de múltiple ocupación en Inglaterra y Gales superaba la cifra de 497.000 viviendas.

A esto hay que contar que el promedio de gente viviendo bajo el mismo techo suele ser de tres personas y en su mayoría comparten baño, cocina y los más afortunados, cuarto de estar. Aunque es de agradecer tener compañía, esta situación está complicando el confinamiento en Londres cuando uno de los compañeros está contagiado por el Covid-19.

Esta es la situación normal, pero también existen otras circunstancias que convierten el confinamiento en Londres en una pesadilla tanto social como sanitaria

En muchas viviendas se mantiene eso que fue tan famoso en España durante los años de la crisis por parte de la población inmigrante: las camas calientes. La mayoría de los ciudadanos de Londres que viven de esta manera se dedican a la hostelería o a otros trabajos que se encuentran en los niveles más humildes dentro de la cadena laboral inglesa.

Camas calientes inmigrantes memorias del Blázax

Por lo tanto, vamos a ponernos en la situación de estas personas que van a tener que estar encerradas durante varios meses más mientras dure el confinamiento en Londres:

Memorias del Blázax – Blog

Condiciones Viviendas Compartidas en Londres

Pocos metros cuadrados para convivir continuadamente.
Medidas de salubridad cuestionables por los hábitos culturales de los países de procedencia.
En estas casas prácticamente no hay terrazas debido a la necesidad de pagar un alquiler barato.
La actividad de la hostelería y el resto de empleos que necesitan una baja preparación ha cesado. En el mejor de los casos, estos trabajadores cuentan con el ochenta por ciento del sueldo habitual y en el peor de los casos, los ahorros que tengan por haber sido despedidos.
Muchos de estos ciudadanos son inmigrantes, así que hay que sumar la preocupación por sus familias en los países de origen.
El clima en Londres no ayuda a levantar el ánimo por la ausencia de luz en las viviendas.

Aunque nuestros prejuicios sociales puedan engañarnos y visualizar a personas no europeas enfrentándose a estas situaciones durante el confinamiento en Londres, no nos engañemos, porque existen españoles, italianos, franceses, ingleses e incluso australianos viviendo en estas condiciones.

Ya sea porque son estudiantes, llevan pocos meses viviendo en la ciudad o sencillamente no han tenido suerte a la hora de mejorar sus condiciones de trabajo para optar por una calidad de vida mejor.

El coronavirus va a golpear a la ciudad con fiereza a pesar del confinamiento en Londres

Cuando los hospitales ya estaban colapsados en Italia, y en España empezábamos a ver la desolación que provoca el coronavirus, el confinamiento en Londres era impensable.

Los pubs, restaurantes, discotecas y calles en general seguían llenos de gente. En estas semanas estamos viendo en cifras las repercusiones de estas irresponsabilidades, tanto por parte del gobierno como por el lado de la población.

En España se está criticando la postura de los medios de comunicación por no cumplir con su trabajo y su responsabilidad social que es contar la realidad e ir a las fuentes más fiables. Aunque tengan que ser internacionales y dudar de las del propio país.

Contar lo que está ocurriendo desde todas las perspectivas, aunque algunas sean duras, surrealistas y desgarradoras

Aquí en Inglaterra ha ocurrido lo mismo. Pero además, la población ha defendido la postura no alarmista escudándose con la falsa y cruel similitud del Covid-19 con el virus de la gripe. Han cerrado los ojos incluso mientras crecían las estadísticas de infectados y la necesidad de tomar medidas centradas en el confinamiento obligatorio eran más que evidentes.

A día de hoy, todavía en su mayoría, los ingleses y los que no son ingleses, siguen defendiendo que la muerte de un porcentaje pequeño de la población, aunque en números crudos rocen el millón de fallecidos, no es una causa real para parar un país y obligar a la sociedad a un confinamiento domiciliario ¿Por qué esta deshumanización?

Porque la economía es el corazón y el alma del país y se va a congelar durante el confinamiento en Londres.

En concreto en Londres, si no sales a disfrutar de las muchas distracciones maravillosas que la ciudad ofrece y para las cuales en su mayoría hay que gastar dinero, la vida se convierte en un asco. Y esto es a lo que nos enfrentamos los londoners estos meses.

Tarde o temprano la economía de Londres se recuperará. Será duro volver a las cifras algo desequilibradas debido a la repercusión que estaba teniendo el Brexit en las finanzas, pero óptimas a pesar del cambio.

¿Cómo afectará el confinamiento en Londres en la salud mental de los ciudadanos?

Todos los medios y los que vivimos aquí estamos preocupados por la incertidumbre económica, pero ¿qué ocurre con la salud mental una vez que pase esta primera ola de contagios?

Sé que desde España se puede ver el confinamiento en Londres como una situación similar a la que viven los españoles, pero de verdad que la calidad de vida, de las viviendas y de servicios dista mucho a los de nuestro país.

El número de suicidios en Inglaterra preocupa incluso al gobierno. Con datos de 2017, en el país se producían 16 suicidios al día.

Confinamiento en inglaterra Memorias del Blázax

Por lo tanto, a esta cifra hay que añadirle condicionantes como el aislamiento social y la soledad que se deriva de esta situación, las complicaciones económicas actuales y futuras que van a surgir, la presión psicológica por las cifras de afectados y fallecidos, el agobio al no poder coger un avión y descansar de la isla unos días y la obligación de lidiar con todo esto encerrado en una casa con unos metros mínimos mientras dure el confinamiento en Londres.

En Londres siempre he considerado que si una vivienda tenía un sillón cómodo en donde descansar, entonces merecía la pena vivir en esa casa.

En esta ciudad la mayoría viven en las camas, porque el cuarto de estar está dedicado a otro dormitorio para amortizar el coste del alquiler

Por supuesto que es mucho más duro ir a luchar al frente, pero eso no impide que abramos los ojos ante un problema real como son las depresiones y que a nivel nacional afecta a todos los estratos sociales, sin importar el nivel adquisitivo o la edad.

A finales de 2019, el estudio realizado por UK Council for Psychothereapy revelaba que el incremento de casos de ansiedad y depresión había aumentado un 15% a la población general en Reino Unido, por lo que treinta y tres ciudadanos de cada cien que viven en el país están afectados por estas enfermedades.

Adolescentes londoners memorias del blázax

Pero aún hay más. Solo hay que echar un ojo a los datos de febrero de 2019 para descubrir que el aumento de suicidios de menores de 18 años en Reino Unido se ha duplicado en solo ocho años siendo las redes sociales una de las vías que más afecta psicológicamente.

Durante los meses de confinamiento en Londres y en el resto del país, el consumo de estos medios se ha disparado.

Así que aunque parezca irresponsable, y lo es, la medida tomada hace más de un mes por Boris Johnson con respecto a la práctica de ejercicio al aire libre, no deja de ser una vía de escape para que la gente pueda respirar, para que encuentre desahogo al confinamiento en Londres y en el resto de poblaciones inglesas, a riesgo de aumentar el número de contagios.

La repercusión mental debido al confinamiento en Londres que vamos a padecer es bastante más intensa que en otras zonas del mundo, no solo por la diferencia en calidad de vida, por ejemplo si lo comparamos con España.

El aislamiento social y el confinamiento en Londres nos va a obligar a parar en seco el ritmo de Londres  que tenemos adaptado al pulso de la ciudad donde tres días pueden parecer una semana completa en Madrid.

En general la vivienda se utiliza solo para dormir y la población se protege de la soledad buscando cualquier pretexto para realizar actividades sociales y estar con personas todo el tiempo.

El coronavirus, su deshumanización y el confinamiento en Londres o en el resto del mundo, supone un reto en todos los aspectos de la sociedad en la que vivíamos, no solo económica y sanitariamente, también en cuestiones sociales, en supervivencia personal y por supuesto, en un replanteamiento global sobre las prioridades vitales del ser humano. ¿Vives fuera de España y también estás sufriendo consecuencias similares? Tu opinión va aquí debajo. Compártela.


Solo tienes que dejar tu email si quieres suscribirte al blog

Al final de la página puedes comentar esta entrada

Comparte este post